Yeshuaadonai.es.ti
  LA NAVIDAD FIESTA PAGANA
 
Dado que casi estamos en los mal llamados tiempos navideños les dejo este estudio para su edificacion y la mia,no para cambiar la fe de nadie sino mas bien para ayudarnos unos a otros.Espero que todos participen ya que es un tema de navidad y nos llevara a la parte oscura de este culto al maligno dizfrasado de cristiano.respetando los defensores de este fiesta y pidiendoles disculpa.




El día de Navidad es el 25 de diciembre, cuando se conmemora el Nacimiento de Jesucristo en Belén según los evangelios de San Mateo y San Lucas. Después de la Pascua de Resurrección es la fiesta más importante del año eclesiástico. Como los evangelios no mencionan fechas, no es seguro que Jesús naciera ese día. De hecho, el día de Navidad no fue oficialmente reconocido hasta el año 345, cuando por influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianzeno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad.
De esta manera seguía la política de la Iglesia primitiva de absorber en lugar de reprimir los ritos paganos existentes, que desde los primeros tiempos habían celebrado el solsticio de invierno y la llegada de la primavera.
La fiesta pagana más estrechamente asociada con la nueva Navidad era el Saturnal romano, el 19 de diciembre, en honor de Saturno, dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones y banquetes.



EL PROBLEMA DE LAS FECHAS

El historiador:Sergio Fuster


Siempre se nos ha dicho que Jesús nació el 25 dc diciembre. Pero lo cierto es que un serio repaso por la cronología antigua nos revela que no es tan claro este asunto.
En el Nuevo Testamento no se menciona la fecha, porque entre las observaciones hebreas no estaba la de celebrar cumpleaños, herencia que recibiera la primera comunidad cristiana compuesta en su mayoría por judíos, como luego lo corroborara Orígenes (siglo III ) llamándolas "Fiestas paganas". Por lo tanto, este dato sigue siendo un enigma.
No obstante, se puede acceder a una hipótesis que podría acercamos a una fecha aproximada. Siendo que Jesús nació antes de la muerte de Herodes el grande (Año l AC ), la fecha en cuestión se podría ubicar para el año II AC. Lógicamente, el tiempo de la muerte de Herodes es un tema muy discutido por los historiadores. Pero la fecha propuesta se deduce teniendo el apoyo de dos métodos cronológicos fundamentales: la datación consular (1) y la datación astronómica (2), ya que un eclipse lunar tubo lugar para esa fecha.
Ya para los siglos ll-lll, durante el período preniceno, en los siglos anteriores al Concilio de Nicea, comenzaron a aparecer los primeros elementos paganos en el cristianismo. San Telesforo (siglo II ) desarrolló la idea de celebrar el cumpleaños de Cristo (3). Durante los siglos posteriores, se barajaron diferentes fechas.

Clemente de Alejandría había calculado su nacimiento para el 18 o 19 de abril o 29 de mayo (4). Un dato interesante es el que se publicó en el año 243 DC, bajo el titulo "DE PASCHA COMPUTUS" , escrito probablemente en Africa. Este libro afirma que "nuestro Señor nació el 28 de Marzo". La declaración estaba basada en el siguiente calculo: cuando Dios creó el mundo lo hizo en siete días; en el primero dividió a luz de las tinieblas y como El es perfecto la división debió ser proporcionalmente igual, es decir para el equinoccio del 25 de marzo (calendario romano). Según dice la Biblia en Malaquías 4:2, Cristo es "El sol de justicia" (aludiendo a una profecía mesiánica), y como Dios creó el sol al tercer día Cristo debió nacer tres días después del 25 o sea el 28 de marzo (5).
Ya para el siglo IV se establece por un lado el 6 de enero para Oriente (fecha que coincide con el ciclo del sol de invierno y con el homenaje a Dionisio), que según Clemente corresponde con la Epifanía o bautismo de Cristo; y, por el otro, el 25 de diciembre para Occidente (6).
Para entender el porqué de la elección de esta fecha, vamos a tener que remitimos al alba de la civilización, ya que la mayoría de los dioses antiguos renacían para el final de diciembre. Dioses como Horus, Mitra, Dionisio, Adonis, Tamuz o Durnuzi.

El mito del Dios saturno


Este dios de la siembra y la agricultura ya irrumpe en la antigua Caldea, y es mencionado en la Biblia como "Sakkut", en Amos 5:26. Pero el culto a Saturno en Roma fue importado de Grecia y relacionado con "Satre", antigua divinidad etrusca (9) a la que se dedicaban cruentos sacrificios.
Según el mito, Saturno fue expulsado del Olimpo por Zeus recibiendo buena acogida en el Lacio (10) hasta que fue proclamado rey. Entonces, propició un gobierno de paz y prosperidad llamado "la edad de oro", periodo en que los dioses convivían con los mortales. Del recuerdo de esta era se establece la fiesta de la Saturnalia. En Roma, la Saturnalia era una celebración gozosa pero a la vez nostálgica de aquel paraíso perdido.
Esta fiesta se celebraba del 17 al 25 de diciembre y luego durante los tres días subsiguientes tenía lugar el festejo de los nombramientos de los magistrados (11). Durante esta fiesta cesaba el trabajo y los amigos acostumbraban intercambiar regalos y saludos; se liberaban a los esclavos y hasta eran servidos por sus amos. El primer día se hacía un sacrificio a Saturno, y el día 19 se dedicaba a Odis (Rea), diosa de la abundancia y esposa de éste. En la época del Imperio, con el avance de la romanización, en Cartago se asoció a Saturno con Baal. En dicha fecha se efectuaban horrendas inmolaciones de infantes (12).
Sin embargo, la religión tradicional romana sería invadida por cultos orientales. Suele asociarse este fenómeno sincrético a la crisis del siglo III. Pero más parece estar en relación, como lo dijo Mattheus y Cornella, con "los procesos de incremento de la movilidad de los hombres e ideas del mundo mediterráneo bajo condiciones de paz creado por los mismos emperadores como parte de la unificación de los mundos latino, griego y medio oriental" (13).



El árbol es rico en hierofanías. Por su forma y por su modalidad, es símbolo ideal de la vida. Por ser vertical, es fálico; y por perder hojas y renovarlas cada año, es asociado con la muerte y la resurrección (19). Esto fue así desde la antigüedad. El motivo del árbol sagrado lo encontramos ya en un bajorrelieve del palacio de Asurnasipal ll (20) en Tell-Ninrud. El símbolo del árbol en Babilonia fue estilizado con el signo de la cruz, como la tau de Tamuz (Dumuzi sumerio) el dios que al renacer adoptaba el símbolo vegetal.
Entre los mitos nórdicos, descubrimos que el árbol era el centro del universo. Para los germanos, la vegetación también estaba asociada con la agonía mortal del sol; hecho coincidente éste con las Saturnalias. Los antiguos indoeuropeos observaban que hacia la mitad del invierno el sol quedaba inmóvil cerca del oriente meridional y luego se elevaba paulatinamente. A este fenómeno astronómico se lo conoció como el día del solsticio (sol detenido) (21). Temiendo que la oscuridad de diciembre venciera al sol y lo ocultase, se decoraban las casa con acebo, hierba, muérdago y laurel, ya que estas hojas perennes, al seguir en el mismo estado aparente después de ser arrancadas, eran símbolo de inmortalidad. Además, se encendían leños; se hacían grandes fogatas y se prendían velas. Esta iluminación durante esa noche actuaba como una especie de magia imitativa que intentaba revivir al sol. Por lo tanto, en la mentalidad arcaica, los árboles iluminados no sólo eran símbolo de fertilidad sino de renacimiento solar. De estas creencias se derivan las prácticas de entregar una rama de alguna planta al final de la Saturnalia, a los nuevos magistrados como símbolo de permanencia en su cargo.
En la Edad Media, el leño era parte de un impuesto en productos naturales que el vasallo debía pagar a su Señor feudal (23). Los cánones exigían que se pagaran productos determinados según las fechas y en evocación a rituales pasados. Así como en Pascua se exigían huevos, en Navidad se exigió un leño. Este no era un leño pequeño sino que consistía en una enorme porción de árbol. Durante la Navidad, el leño se quemaba en el hogar; acto seguido, toda la familia iba a los servicios religiosos dejando el leño encendido. Si la tea ardiente se apagaba por alguna razón, esto era presagio de desgracia.

Según la leyenda, fue Lutero quien cambio esta costumbre entre los protestantes. Así, en lugar de quemar el leño, se le encendían velas (24). Dicha costumbre comenzó a difundirse en América para 1761 importada directamente de Alemania. Ya para 1850, por primera vez, en Nueva York comenzaron a iluminarse los árboles a gas.

ODIN Y SAN NICOLAS
En algunas partes de Alemania se puede observar la costumbre de prometer juguetes a los niños si son buenos y si no se les amenazaba con un personaje diabólico llamado "Nicolás el velludo" (25) que se los iba a llevar en una bolsa. La figura de San Nicolás es muy popular durante las Navidades. En la tradición cristiana suele relacionarse con el obispo Nicolás de Lacia, región que hoy pertenece a Turquía. Hombre famoso por su generosidad y sus donaciones. En una ocasión, ayudó a una familia muy pobre arrojándole durante tres días una bolsa repleta de monedas por la chimenea. Se dice que Nicolás murió el 6 de diciembre. Sus restos fueron transportados al sur de Italia y la Iglesia lo canonizó como "San Nicolás" (26).
Pero una mirada más profunda nos evidencia que este personaje tiene raíces en la mitología nórdica. Odín era un dios que vivía en una estrella. Además, tenía una larga barba blanca y un extraño sombrero. Los teutones creían que, después de la fiesta del sol, el 25 de diciembre, Odín cabalgaba con las almas de los difuntos hasta el 6 de enero. El ventarrón que levantaban tras su paso atraía las semillas: de esta manera fertilizaba la tierra. Aparejado con esto, se efectuaba el ritual de poner por la noche heno en las botas y zuecos bajo la creencia de que los caballos necesitaban alimento, especialmente el caballo gris de Odin, llamado Sleipnir. En lugar del heno, Odín dejaría oro (27).
LOS PRIMEROS CRISTIANOS NO LA CELEBRABAN
El hecho de que no se documentara la fecha del nacimiento pero sí de la muerte de Jesús, demuestra cuál rito era importante para sus discípulos más allegados. Ni se les cruzó la idea de tal celebración. La doctrina temprana estaba dominada por la creencia de una segunda presencia de Cristo en poder real. Se lo visualizó en el Apocalipsis sobre un caballos blanco, con una corona y una espada venciendo a sus enemigos. Pero el hecho de que sus expectativas no se cumplieran en su tiempo, dio lugar a la adaptación de la Iglesia durante la época prenicena a la situación política imperante, oficializando el cristianismo después de Constantino como estrategia de cohesión. En vez de esperar una presencia mesiánica única y absoluta, Cristo ahora renacería todos los años el 25 de diciembre. La fecha tradicional de la muerte y resurrección de los dioses del paganismo. Como el caso de Mitra.
Esta vuelta a las creencias madres arquetípicas, denota la continuidad entre la navidad cristiana y los ancestrales ritos paganos.

 
  Shemá Israel, Adonai Eloheinu, Adonai Ejad 15802 visitantesYHWH ES NUESTRO ELOHIM  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=